Como se cura la diabetes en perros

Cómo tratar la diabetes en los perros de forma natural

La diabetes es más común en las mascotas de edad avanzada, pero también puede darse en las más jóvenes o en las embarazadas. La enfermedad es más manejable si se detecta a tiempo y se controla con la ayuda de su veterinario. La buena noticia es que, con un control, un tratamiento, una dieta y un ejercicio adecuados, las mascotas diabéticas pueden tener una vida larga y feliz.

La diabetes mellitus, o diabetes, es una enfermedad que se produce cuando el organismo no puede utilizar la glucosa (un tipo de azúcar) con normalidad.    La glucosa es la principal fuente de energía para las células del cuerpo.      Los niveles de glucosa en la sangre están controlados principalmente por una hormona llamada insulina, que fabrica el páncreas.

Cuando los alimentos pasan por los intestinos durante la digestión, los azúcares son uno de los nutrientes absorbidos de los alimentos.    Los azúcares son transportados a las células que recubren los intestinos y se convierten en azúcares simples (entre ellos) la glucosa.    A continuación, los azúcares simples se absorben en el torrente sanguíneo para que circulen y lleguen a todos los tejidos y células del cuerpo.    La insulina es necesaria para transferir la glucosa del torrente sanguíneo a las células.    Si no hay suficiente insulina o el cuerpo es incapaz de utilizarla, la glucosa se acumula en niveles elevados en la sangre, una condición llamada hiperglucemia. Cuando la glucosa en sangre alcanza un determinado nivel, la glucosa se desborda en la orina (lo que se denomina glucosuria) y arrastra grandes volúmenes de agua con ella. Por eso las mascotas diabéticas suelen beber más agua y orinar con más frecuencia y en mayor cantidad.

  Como curar la diabetes en 21 dias

La diabetes en los perros

La diabetes es una enfermedad crónica que puede afectar tanto a perros y gatos como a otros animales (incluidos los simios, los cerdos y los caballos) y a los seres humanos. Aunque la diabetes no puede curarse, puede controlarse con mucho éxito.

Amenazas para la salud. La diabetes no controlada puede provocar efectos devastadores en el cuerpo del perro, por lo que la detección temprana y el tratamiento adecuado son cruciales. Los efectos de la diabetes en la salud del perro pueden ser:

El veterinario puede realizar pruebas sencillas para detectar la diabetes, como la detección de un exceso de glucosa (azúcar) en la sangre y la orina. Los análisis de sangre también pueden mostrar otros indicios de diabetes, como enzimas hepáticas elevadas y desequilibrios electrolíticos.

Aunque algunos casos pueden ser más complicados, la diabetes canina suele controlarse con éxito y sin complicaciones. Desde la administración de inyecciones hasta el control diario de los niveles de glucosa, usted desempeñará el papel principal en el cuidado de su perro, y su compromiso de cumplir con sus inyecciones y controles diarios es extremadamente importante.

Su veterinario trabajará con usted para determinar el mejor plan de gestión para su perro. Al principio del tratamiento, esto puede implicar visitas frecuentes a la clínica para realizar pruebas y ajustes de la medicación, pero es de esperar que pronto se llegue a la combinación adecuada de medicación, dosis, dieta y control en casa que le permita mantener el nivel de azúcar en sangre de su perro constantemente regulado y le ayude a vivir una vida plena y feliz.

Tratamiento de la diabetes canina sin insulina

Leer artículos escritos por Cynthia R. WardShutterstock.com/graphbottlesLa diabetes mellitus (DM) es una enfermedad endocrina común en los perros; la prevalencia mundial registrada oscila entre el 0,3% y el 1,3%.1-4 Esta enfermedad es el resultado de una falta absoluta o relativa de la hormona insulina. Lo más habitual es que los perros padezcan una DM insulinodependiente, similar a la DM de tipo 1 en las personas. Este tipo de DM es el resultado de un presunto ataque inmunomediado a las células beta pancreáticas, que son las responsables de sintetizar y secretar la insulina, aunque también puede ser el resultado de una degeneración vacuolar del páncreas o de una pancreatitis.5-7 La pérdida de células beta pancreáticas provoca una disminución absoluta de la insulina circulante. Otros factores de riesgo para la DM en perros incluyen enfermedades concomitantes como el hipotiroidismo, el hiperadrenocorticismo y la obesidad, u otros desencadenantes hormonales o iatrogénicos de la resistencia a la insulina (por ejemplo, el diestro o medicamentos como los esteroides o las progestinas).8,9

  Como curar la diabetes en 21 dias

La DM es relativamente fácil de diagnosticar por el reconocimiento de los signos clínicos y la hiperglucemia persistente en ayunas y la glucosuria. Sin embargo, un factor que puede confundir el diagnóstico es el estrés. El estrés por sí solo puede causar hiperglucemia, y si está suficientemente elevada en el suero, la glucosa puede pasar a la orina. En los perros, el umbral de glucosa renal a partir del cual la glucosa se derrama en la orina es de aproximadamente 180 mg/dL. Si el profesional tiene alguna duda sobre si la hiperglucemia y la glucosuria son el resultado de la DM o del estrés, puede ser útil comprobar el nivel de fructosamina en suero. La fructosamina es un compuesto formado por un enlace covalente no enzimático entre un azúcar (fructosa o glucosa) y una proteína (principalmente albúmina). La medición representa el promedio de la glucosa en sangre durante las 2 a 3 semanas anteriores y no se ve afectada por aumentos y disminuciones rápidas de la glucemia, como las causadas por un evento estresante.12 Si el nivel de fructosamina sérica es elevado, entonces el diagnóstico de DM es apropiado; si no es elevado, entonces el estrés es probablemente la causa de la hiperglucemia/glucosuria.

  Como curar la diabetes en 21 dias

Diabetes tipo 1 en perros

El objetivo del control de la diabetes es mantener la glucosa en un rango aceptable y evitar la hipoglucemia (bajada de azúcar) y sus signos asociados. Un control adecuado puede reducir o eliminar los signos de la diabetes, como la sed y la micción excesivas.

Poco después de iniciar el tratamiento con insulina, debería empezar a observar una disminución del consumo de agua y del volumen de orina. Preste mucha atención a estos cambios, junto con el apetito y la actitud, para ayudar a su veterinario en las decisiones de tratamiento. En función de estos signos y de la monitorización de la glucosa, su veterinario puede ajustar la dosis de insulina de su perro. El control constante y la paciencia son la clave para encontrar la mejor dosis para su perro.

Si su mascota tiene un aumento o pérdida de peso importante, o la reaparición de signos que estaban controlados anteriormente, hable con su veterinario. Esto puede afectar al tratamiento o ser un signo de una complicación de la diabetes.

El ejercicio de los perros con diabetes debe controlarse. Aunque puede contribuir a la felicidad y la salud, también puede afectar a los niveles de glucosa en sangre de su perro. Si su perro gasta repentinamente más energía de lo normal, quemará más glucosa, lo que provocará un nivel de azúcar en sangre extremadamente bajo. Su veterinario puede ayudar a planificar los cambios en el tratamiento asociados con el aumento de los periodos de ejercicio, como las largas caminatas o los ejercicios de agilidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad